RECUERDOS, EN EL DÍA DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

Este domingo (17) está señalado como el día de las comunicaciones sociales.

Esto retrotrae nuestros pensamientos a los inicios en el oficio del periodismo que abrazaríamos, décadas atrás, para no abandonarlo jamás.

Coincidentemente, hay tres fechas del quinto mes del año que tienen mucho que ver con nuestros pasos en la cotidiana tarea de informar y comentar, con riesgos asumidos desde siempre.

Así, por ejemplo, 58 años atrás, un 15 de mayo, se publicaba en el matutino de la ciudad, la columna “Detrás del Home”, que resultaría la primera que tuvimos a cargo, no obstante haber iniciado la “historia” como periodistas bastante tiempo antes, escribiendo ocasionales comentarios en los que fueron los vespertinos “La Gaceta” y “Democracia”; y también crónicas de básquetbol y fútbol, yendo a las canchas, como cronista volante.   

Fue en mayo, el día 17, que pasamos a integrar el cuerpo de la redacción general del diario, en 1961.

Sin embargo, hay una fecha del quinto mes del año que nos quedó grabada a fuego, diríamos: el 7, de 1970, cuando editamos, por primera vez, lo que es hoy, digital (a tono con los tiempos) DIARIO VILLARINO. Pasaron 45 calendarios e inolvidables momentos corriendo detrás de las noticias, pueblo por pueblo.

Por no ser “santos de la devoción” de quienes manejan ciertos medios (¿todos, quizás?) – tampoco ellos “gozan” de nuestra predilección – nunca “fuimos nota”, cuando otros si la tuvieron por hacer un “año 1, número 1”, en periodismo gráfico; o algún aislado programa de radio o televisión; o ahora, ser autores de alguna columna en las redes sociales.

Sin embargo, es motivo de íntimo orgullo, y no sólo por la nunca desmentida antigüedad, ser el periodista más “veterano” que ha ejercido la profesión por estos lugares y sigue cumpliéndola, “totalmente a riesgo” y no al cobijo de alguna de esas empresas (¿hace falta decir cuál acaso?) que ha ido “acomodando” sus opiniones simplemente a no perder los beneficios de alguna complacencia, evitando decir aquello que no conviene al interés de una ciudad “careta” donde todo se deja pasar, aún en los casos más graves; y se “edifican personajes” aunque no lo sean.

Hay, no pocos, quienes reciben distinciones cíclicamente, porque de esa porción de vanidades están llenos los CV de los “reconocidos de siempre”.

Episodios de larga data signaron la trayectoria de gente que, paradójicamente, seguramente dirá que la fecha de este 17 de mayo (día de las comunicaciones sociales) tiene mucho que ver con ellos. Del otro lado de las cosas, habrá quienes, como casi siempre, intenten rendirles homenaje. Pero la larga historia de equívocos no es el motivo de este comentario. Habrá otros tiempos para desmenuzar esas alternativas que tenemos grabadas, simplemente eso, en medio de nuestros recuerdos.

Luis María Serralunga

Comentarios

Entradas populares de este blog

FUE EMPATE EN AVELLANEDA

ARSENAL HIZO LO QUE DEBÍA. OLIMPO NO

UN RESULTADO, QUE NO ES TODO…