UN HISTÓRICO DEL CONURBANO DEJA LA POLÍTICA. ¿AQUÍ, QUÉ PASA?

De la edición digital de la revista “La Tecla”.

Un comentario que permite discurrir, por  similitudes, con ciertos hechos, muy evidentes, de nuestro “Pago Chico” (ver nota del editor).
Enrique "Japonés" García, junto a
Daniel Scioli. ¿Se retira de la política?.

Luego de competir en las últimas generales para la intendencia de su distrito que lo vio seis veces al frente del municipio, decide alejarse del juego, por lo menos en lo que refiere a cargos. Planteé como posibilidad ser un hombre que "dé su opinión", dijo

Su última participación fue recuperar la intendencia de Vicente López por el Frente para la Victoria. Pero tras la derrota de la mano del actual jefe comunal Jorge Macri, Enrique “Japonés” García afirmó que dentro de sus posibilidades está no participar “más en política con cargos”.

El “Japonés” García comenzó a militar en el Socialismo a los 14 años y más se pasó al Radicalismo. Su primer cargo público lo consiguió en 1983, siendo elegido diputado provincial.

“Yo ya fui diputado provincial; seis veces intendente de Vicente López. Soy un hombre mayor y es muy posible que ya no participe más en política con cargos; podré ser un hombre que dé su opinión e intentaré que la Argentina salga adelante”, afirmó García.

Desde el 10 de diciembre de 1987 fue intendente de Vicente López, siendo reelecto en su cargo en las elecciones de los años 1991, 1995, 1999, 2003 y 2007. Finalmente en 2011 perdió las elecciones por un escaso margen frente a Jorge Macri, primo de Mauricio Macri. 

Consultado por Zona Norte Diario, el ex intendente también se refirió a las elecciones pasadas y dijo que “Vicente López era dentro del escenario político de la provincia de Buenos Aires junto con San Isidro y la capital, un lugar muy difícil para el triunfo de Scioli y el Frente para la Victoria; eso ya lo teníamos previsto. Más allá de los guarismos, hicimos una buena elección: salimos segundos con tres concejales y por delante de Massa y de su candidato que es nada menos que el diputado nacional Adrián Pérez”.

Y agregó que de cara al balotaje del próximo 22 de noviembre: “estamos poniendo mesas, yo me ofrecí a hacer un acto en Vicente López. Vamos a trabajar de la misma manera que se trabajó la última vez, porque el compromiso que asumí es que esto termina el 22 de noviembre y soy un hombre de palabra”.

Nota del editor

Jaime Linares
A veces, prestar atención a una “columna ajena” –en este caso la política de “La Tecla”, órgano platense de actualidad– sirve para clarificar algunas alternativas que se han ido sucediendo a través de los tiempos.

La crisis en la que está inmersa la Unión Cívica Radical de Bahía Blanca (después de 32 años no tendrá escaños para ocupar en el Concejo Deliberante local) tiene su razón de ser en episodios no tan lejanos y en protagonistas casi inconfundibles.
Virginia Linares

¿De qué hablamos?. De las escisiones que se fueron produciendo en el centenario partido (una de las pocas “virtudes”, a las que puede echar mano), que por aquí tiene su epicentro en el viejo comité de la calle Donado 354.

Recordábamos que hasta allí, local cercano a casa, íbamos para acompañar a nuestro abuelo materno, Juan Antonio Ballesteros, “radical de cuna” podría definírselo, que era recibido con especial deferencia, allá por la mitad del siglo que se fue. Alguno de sus hijos militó en el radicalismo y fue concejal, décadas muy lejanas, en el vecino partido de Tornquist.
Elisa Quartucci

A uno y otro, dicho esto antes de salir de la referencia familiar, se les caería la cara, avergonzados, si hubieran tenido la oportunidad de advertir, al menos, la ostensible declinación de una UCR que gobernó la ciudad por 20 años (1983 al 2003) y que fue desdibujándose progresivamente.
Raúl Woscoff

Las ambiciones personales alejaron a no pocos que vieron que su horizonte se achicaba si permanecían en el partido que los hizo gobernantes (como ejecutivos o como legisladores, según los casos).

De allí nacieron, por ejemplo, Integración Ciudadana (para dar lugar a satisfacción a la figura de Raúl Woscoff) o, más tarde, aquello que tiene su síntesis en el corto título de GEN, aquí, y que formó parte, sucesivamente, de frentes de nombres extensamente largos como para poder recordarlos con exactitud (allí recalaron, con su prestigio político a cuestas, innegable por cierto, los hermanos Jaime y Virginia Linares, sumándose otros, del ineludible riñón linarista, como la ya legendaria edil Elisa Quartucci, devenida en IC después, a través de su fracción 8 de Septiembre.

Quizás no haga falta hacer una enumeración más amplia de aquellos que “se fueron en busca de nuevos aires”.
Juan Pedro Tunessi

Si, en cambio, no está del todo mal aludir a algún dirigente (Juan Pedro Tunessi, por unos cuantos años parlamentario, a nivel distrital, provincial y nacional), que insistió, desde la UCR, en su intención frentista, para no quedar marginado, algo que finalmente ocurrió dos años atrás. En las últimas horas, se hizo notar a propósito de la intervención radical en el futuro gobierno de Bahía Blanca. Y aunque habló de "especulaciones", no desmintió algún acercamiento a María Eugenia Vidal. 

Lo cierto es que, los pocos ejemplos citados han guardado bastante similitud con la postura asumida en alguna ocasión por el “Japonés” García mencionado, como alejándose de la política, en el comentario de “La Tecla”.
Carlos Oreste

Hace algunos años, por aquí cerca, en el distrito de Villarino, un intendente “no electo” en el 2005 y sí electo dos años después, hizo algo parecido a lo de García. Se convirtió en “K” en el 2006 e integró una alianza en el 2007, de neto corte kirchnerista, aunque por allí fuera manifiesto  un notorio acercamiento a la figura del entonces vicepresidente, Julio César Cleto Cobos.  

El “Japonés”, núcleo central de la nota que antecede a esta expresión editorial de LA TRASTIENDA DE BAHÍA, formó en su lugar el Frente Comunal de Vicente López (FC), principalmente encabezado por la Unión Cívica Radical (UCR), el Partido Justicialista (PJ) y el Partido Acción Vecinal Comunal (AVC). Algo así como un “me voy pero me quedo”. Pero en tren de aludir a circunstancias más regionales,  hay otro caso digno de no ser obviado.
Aldo Luis Mensi

En Coronel Pringles, bastión radical en su momento, a través de la figura de Aldo Luis Mensi, el “Paisano” dejó su cargo en manos de Carlos Oreste, algo así como su “delfín”.

El hecho guardó bastante similitud con el de Villarino cuando se fue Jorge, el “Zorro”, Simoni a la Cámara Baja. Apenas había asumido su escaño y tuvo, en la comuna que dejó, a un intendente ubicado en la vereda de enfrente.  Con ligeras diferencias, quizás en el tiempo y en la prontitud, los sucesores de Simoni y Mensi se cruzaron al otro lado.

Resultado: en el 2011 en Médanos (con la asunción de Patricia Cobello); y ahora, 2015, con la próxima toma del cargo por Compromiso Pringles, con Carlos Berterret, las comunas, radicales en su momento, cambiaron de color.

Lo de Bahía es mucho más ostensible, si se quiere, porque pasaron 12 años de alternancia justicialista (con los recambios que se sucedieron a través de Rodolfo Lópes, Cristian Breitenstein y Gustavo Bevilacqua, éste último renovador finalmente) para dejar a la UCR, paso a paso, fuera de la escena.
Cristian Breitenstein

¡Cuidado!. Cierta situación puede provocar algún equívoco. Decimos esto porque en el espacio “Cambiemos” (en el que no hubo presencia de candidatos radicales al HCD) podrían entremezclarse algunos referentes de la UCR, ocupando ciertos lugares en el gabinete municipales.

Esa alternativa que desde algunas fuentes intenta atribuir cierta participación “radicheta” en el gobierno, la cosa no es tan así. 

El nuevo Lord Mayor, seguramente, echará mano a algunos colaboradores de ese origen, porque no es fácil, cuando se tiene una relativa vigencia política, armar un gabinete. Y ahí entrarían a ¿”tallar”? algunos radicales. No, de otra manera.

Segunda alerta roja: se dice, por allí, que tras la fallida instancia electoral del 2015, y una vez que pasen las “vacaciones” (¿alguien de Donado 354 debe tomarlas?) podría intentarse algo por allí.

Gustavo Bevilacqua
En buen romance, se trataría de reagrupar filas, con retornos de algunos “alejados o escindidos” que quedaron marginados del reconocimiento ciudadano el 9 de agosto o el 25 de octubre.


Tras “tocar fondo”, algunos sueñan con un resurgimiento. ¿Será posible acaso desde el retorno de los que se fueron?. Si de los errores también se aprende, seguramente que no sería la mejor forma de empezar de nuevo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

FUE EMPATE EN AVELLANEDA

DE VIDA O MUERTE (PERO SÓLO ES FÚTBOL)

OLIMPO VA POR UN TRIUNFO EN LA COPA ARGENTINA